El sueño no esconde sino que enseña – Yasuhiro Tanaka

Hokusai Bakú
Hokusai Bakú (Tomado dse la IAAP)

Yasuhiro Tanaka, Ph.D., es profesor en la Escuela de Posgrado en Educación de la Universidad de Kyoto. Se formó en el Instituto CG Jung en Zúrich y ahora ejerce en su oficina privada en Tokio. Es analista senior de la Asociación de Analistas de Jung en Japón y ahora secretario honorario de la IAAP. Este documento se tomó de la página web de la IAAP

_______________________________________

El análisis de los sueños es una de las técnicas más enfocadas en la psicoterapia Junguiana. A pesar de esto, Jung escribió solo unos pocos artículos sobre el tema de los sueños o del análisis de los sueños.

Al estudiar estos artículos, encontramos que una de las tesis más centrales de la psicología junguiana del sueño es que “… [el sueño] no oculta, sino que enseña” ( CW 8, par. 471). Por supuesto, esto puede considerarse como una antítesis de la famosa tesis de Freud, » El sueño es el cumplimiento (disfrazado) de un deseo (reprimido, reprimido) «, es decir, «el sueño oculto».

Jung pensó que la función de un sueño no es satisfacer el deseo insatisfecho del estado de vigilia del soñante, sino compensar su actitud consciente. Aquí Jung presenta el concepto de compensación. A diferencia de la complementación, la cual designa una relación en la que dos cosas se complementan más o menos mecánicamente (incluido el cumplimiento del deseo), la compensación significa equilibrar y comparar diferentes datos o puntos de vista para producir un ajuste o una rectificación (Ver CW 8, párrafo 545). En otras palabras, la compensación es una especie de sistema de autorregulación dentro de la psique.

Además, con el concepto de compensación, Jung imaginó que hay tres posibilidades en la relación entre el sueño y la actitud consciente; 1) si la actitud consciente hacia una situación de la vida es en gran medida unilateral, entonces el sueño toma el lado opuesto; 2) si lo consciente tiene una posición bastante cercana al «medio», el sueño se satisface con variaciones; 3) si la actitud consciente es “correcta” (adecuada), entonces el sueño coincide y enfatiza esta tendencia, aunque sin perder su autonomía peculiar (ibid., Párr. 546).

En otras palabras, Jung tuvo la idea de que el sueño es un mensajero, o medio, de información sobre la vida interior oculta. Por lo tanto, también afirmó que “a menudo [los sueños] parecen no tener un sentido, pero es obvio que somos nosotros los que carecemos de sentido e ingenio para leer el enigmático mensaje del reino nocturno de la psique” (OC 16, párr. 325). En ese sentido, podemos decir que nos cuesta recibir lo que los sueños nos quieren trasmitir, por nuestra propia falta de comprensión.

El sueño es un hecho espontáneo y natural.

Para Jung, los sueños como tales, no son más que hechos espontáneos y naturales. Por ejemplo, definió la naturaleza del sueño citando el Talmud, «El sueño es su propia interpretación». Aquí, de nuevo, insiste Jung, “…no hay ninguna razón terrenal por la que debamos asumir que [el sueño] es un artilugio astuto para desviarnos” ( OC 11, par. 41). Esto significa que:

los sueños deben considerarse como un todo; si pensamos que hay algo detrás de ellos, o que los sueños han ocultado algo, entonces no hay duda de que simplemente no los entendemos (Ver OC 18, párr. 172).

Entonces, en opinión de Jung, la incomprensibilidad de los sueños se debe a nuestra propia falta de comprensión, y no a la naturaleza encubierta de los sueños. Por lo tanto, para comprender el significado de un sueño, primero debemos aprender a leerlo. Allí, Jung adoptó el método del filólogo, lejos de la asociación libre de Freud, y aplicó un principio lógico llamado amplificación. A grandes rasgos, esto significa buscar paralelismos. Jung explica el método de amplificación a través de un ejemplo de “la manera como aprendimos a leer jeroglíficos e inscripciones cuneiformes” (ibid., Par. 173). De esta manera, una simplificación fue el método comparativo en el ámbito de la psicología, al igual que la anatomía comparada para examinar el cuerpo humano o el análisis comparativo para descifrar lenguas antiguas aún no comprendidas.

La naturaleza de los sueños es como una historia.

En este contexto, tenemos otra idea importante incluida en la psicología del sueño de Jung. O sea, que la estructura definida del sueño no es diferente a la del drama (Ver CW8, párr. 562): EXPOSICIÓN, donde se presentan descripciones de lugar, se establece el escenario de la acción, se involucran los personajes y, a menudo, se indica la situación inicial del soñante; DESARROLLO, donde la situación se complica de alguna manera y se desarrolla una tensión definida porque uno no sabe lo que va a suceder; CLIMAX, en el que sucede algo decisivo o algo cambia dramáticamente; SOLUCIÓN, donde se muestra la situación final, que es a la vez la solución “buscada” por el soñante. Jung atribuía una gran importancia a esta naturaleza de los sueños, parecida a una historia. Además, Jung consideraba que la falta de SOLUCIÓN en un sueño o en una narrativa de fantasía en estado de vigilia era especialmente problemática,como se muestra en su interpretación de la fantasía relatada por uno de sus pacientes, en la que el paciente ve a su prometida caer en una oscura grieta y no hacer nada para ayudarla. (CW 7, párrs. 343 y sigs.).

La razón por la que Jung consideró que esto era importante y debería ser tenido en cuenta es que existe una especie de discrepancia entre su idea de que los sueños no ocultan y que la naturaleza de los sueños es como una historia. Esto se debe a que podemos especular que, desde el principio, la narración incluye en sí misma una especie de engaño. Porque, como senala Megumi Sakabe, destacado filósofo japonés, el verbo japonés kataru (narrar) tiene exactamente el mismo sonido que el verbo kataru (engañar). En otras palabras, podemos decir que una especie de engaño tiene sus raíces en la propia naturaleza de narrar (contar historias); es decir, practicamos el engaño sin darnos cuenta e y de manera inevitable vez que narramos algo.

Este engaño está estrechamente relacionado con la naturaleza hermética de los sueños. En la mitología griega, Hermes era un psicopompo, es decir, un mensajero entre los Dioses, o entre los Dioses y los hombres. Como nos mostró Hillman (1979), los antiguos griegos tenían la idea de que los sueños provienen del inframundo o están inseparablemente conectados con él. Como mensajero, Hermes en sus múltiples formas, rápidamente iba y venía entre este mundo y el inframundo; era una figura esquiva como la del Unicornio. Por lo tanto, es bastante natural que Hermes ocupara un lugar destacado en el pensamiento de Jung y en su devoción por el análisis de los sueños dentro de su práctica psicoterapéutica. Eso se debe a que, como se mencionó anteriormente, Jung pensó que los sueños (así como Hermes), deben ser considerados como mensajeros, o como un medio, para transmitir información sobre la vida interior oculta.

Mercurio es otro nombre de Hermes en la mitología romana. Este dios representa tanto el material primordial como el producto final en el proceso alquímico, y tiene varios aspectos, algunos o muchos de los cuales son incluso incompatibles entre sí. Su naturaleza esquiva se refleja bien en el término «Mercurius versipellis» (CW 12 ,r. 53).

Y así, la narración del sueño no puede escapar a la naturaleza elusiva y engañosa (Mercurial) del mensajero.

Liberarse en la incomprensibilidad de los sueños

Ahora nos sentimos inseguros acerca de si es cierto o no que los sueños no ocultan, sino que enseñan. Sin embargo, lo que realmente importa en psicoterapia no puede ser cómo entender psicológicamente los sueños, o si los sueños enseñan u ocultan. Lo que importa es la empresa de la psicología del sueño como tal . Es decir que, en nuestra práctica clínica, como psicoterapeutas, tenemos que olvidarnos de la psicología junguiana del sueño que he intentado describir aquí, y seguir a Jung cuando confiesa que:

En el análisis de los sueños nunca debemos olvidar, ni siquiera por un momento, que avanzamos en terreno traicionero donde nada es seguro salvo la incertidumbre . Si no fuera tan paradójico, a uno casi le gustaría gritarle al intérprete de sueños: “¡Haz lo que quieras, pero no trates de entender!” (OC 16, párr. 318, cursiva mía)

Eso es así porque «El sueño es su propia interpretación». El sueño no pretende engañarnos pero se niega a ser entendido externamente por nosotros, los seres humanos. En ese sentido, la incomprensibilidad de los sueños no debe entenderse ni por nuestra incomprensión ni por la naturaleza disfrazada de los sueños, sino por la propia quintaesencia de los sueños. Los sueños son esencialmente esquivos, inidentificables e inescrutables como Mercurius..

No podemos, de ninguna manera, razonar o escapar de la incomprensibilidad de los sueños, sino que debemos estar abiertos al sueño, liberándonos en él, en el sentido en que lo indica Jung: “Sobre todo, no dejes que nada de afuera, que no le pertenece, entre en ella, porque la imagen de fantasía tiene ‘todo lo que necesita’”( CW 14, párr. 749).


Referencias:

Hillman, J. (1979). El sueño y el inframundo. Nueva York: Harper & Raw.
Jung, CG (1916). Aspectos generales de la psicología del sueño. En: CW 8.
Jung, CG (1928). La relación entre el yo y el inconsciente. En: CW 7.
Jung, CG (1934). El uso práctico del análisis de los sueños. En: CW 16.
Jung, CG (1935). Las conferencias de Tavistock. En: CW 18.
Jung, CG (1938). Psicología y religión. CW 11.
Jung, CG (1944). Psicología y alquimia. CW 12.
Jung, CG (1955-1956). Mysterium Coniunctionis. CW 14.

* CW: Las obras completas de CG Jung. Princeton: Prensa de la Universidad de Princeton.


Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.