ABC de la Imaginación Activa

ABC DE LA IMAGINACIÓN ACTIVA

Juan Carlos Alonso G.

 ImaginacionActiva

¿Qué es la imaginación activa?

La imaginación activa fue una técnica desarrollada por Jung para mejorar y desarrollar la relación de una persona con el material inconsciente, en especial con figuras internas que hayan aparecido en sueños o fantasías. Con la imaginación activa, Jung planeaba que el individuo adoptara un papel receptivo, pero activo en el encuentro y confrontación con diversos elementos arquetípicos inconscientes de su psique.

¿Qué NO es la imaginación activa?

La actividad de la imaginación activa se contrasta con el sueño, que en opinión de Jung, simplemente ocurre. Sin embargo, la imaginación activa no es tampoco una fantasía dirigida, en la que otra persona orienta al individuo a adentrarse en una fantasía determinada, lo cual es una técnica diferente, pero es un equívoco muy frecuente. Tampoco se trata de que el individuo persiga por sí mismo los pensamientos y deseos de su propio ego. Es decir, se debe contrastar la imaginación activa con el soñar despierto o fantasear, que es más o menos parte de la propia invención del individuo y se mantiene en la superficie de la experiencia personal y cotidiana. La imaginación activa es lo opuesto de la invención consciente. Una característica fundamental de esta técnica es que las imágenes deben provenir del inconsciente y la consciencia será pasivamente receptiva del material, para luego desarrollar una respuesta activa, muchas veces a través de la escritura o de otras manifestaciones expresivas como el arte.

¿Cómo comprender la imaginación activa?

Un psicoanalista afirmaba que la única manera de saber lo que es un psicoanálisis es experimentando el proceso; y hacía la similitud con que una persona sólo sabrá a qué sabe el arroz, probándolo. Al igual que con muchos de los conceptos de Jung, también la imaginación activa podría entenderse más plenamente a través de la experiencia directa que a través de leer sobre ella, ya que además Jung escribió poco acerca de los fundamentos conceptuales de la técnica.

¿Qué pasos se suelen dar en la imaginación activa?

La  primera etapa de la imaginación activa es como soñar con los ojos abiertos. Puede ocurrir en forma espontánea o ser artificialmente inducida. En este último caso, se elige un sueño, o cualquier otra imagen de la  fantasía y se concentra en él, reteniéndolo y mirándolo. También se  puede usar como punto de partida un estado de ánimo y tratar de  descubrir qué imagen de la fantasía expresa este estado de ánimo. Después, las imágenes ganan vida propia y se desarrollan de acuerdo con una lógica propia. La duda consciente y la molestia de estar haciendo algo irracional y tonto debe ser superada y en consecuencia dar margen para que llegue cualquier cosa a la consciencia.

Después se fija esta imagen en la mente, concentrando la atención en ella. Usualmente esta imagen se altera, ya que el sólo hecho de contemplarla le da vida. Las alteraciones deben anotarse cuidadosamente cada vez que ocurran, pues reflejan los procesos psíquicos del inconsciente, que aparecen en forma de imágenes que contienen material consciente de la memoria. De este modo, se une lo  consciente y  lo  inconsciente(Jung).

En una segunda etapa, que trasciende la simple observación de las imágenes, se pasa de una actitud meramente perceptiva a una  actitud crítica. Para ello, se inicia una participación consciente en las imágenes, tratando de evaluar honestamente su significado y un compromiso moral  e intelectual.

“Aunque, hasta cierto punto, él observa desde afuera, imparcialmente, también es una figura que actúa y sufre en el drama de la psique. Este reconocimiento es absolutamente necesario e indica un importante avance… Si uno reconoce estar involucrado, debe entrar al proceso con sus reacciones personales, como si uno fuera una de las figuras de la fantasía, o más  bien, como si el drama que está siendo actuado ante nuestros ojos fuera real…” (Jung).

El propósito declarado de este compromiso es integrar las afirmaciones del inconsciente, asimilar su contenido compensatorio y así producir un significado total que por sí mismo hace que la vida valga la pena y,  para no pocas personas, sea del todo posible.

¿Qué resultados se esperan de la imaginación activa?

El objetivo de la imaginación activa es dar una voz a aspectos de la  personalidad, por ejemplo al anima/animus o a la sombra, que  normalmente no son escuchados, estableciendo así una línea de comunicación entre la  consciencia y el inconsciente. Aun cuando los productos finales como el dibujo, pintura, escritura, escultura, danza, música, etc, no sean interpretados, algo ocurre entre el individuo y la obra, que contribuye a una transformación de la consciencia.

Jung creía que la maduración se aceleraba en virtud de que las imágenes que se presentan en la imaginación activa, anticipan los sueños. Con esta técnica se crea una nueva situación y en ella los contenidos inconscientes surgen en el estado de vigilia. Jung encontraba en esto, evidencia de que la función trascendente estaba operando; es decir, una colaboración entre factores conscientes e inconscientes.

¿Cualquier persona puede desarrollar la imaginación activa?

Jung no recomendaba que la imaginación activa se usara indiscriminadamente o por cualquier persona, hallándola más útil en las últimas etapas del análisis, cuando la objetivación de las imágenes puede sustituir los sueños. Tales fantasías solicitan la cooperación de la vida consciente. La imaginación activa puede estimular la cura de una neurosis, sólo si está integrada y no se hace como un sustituto de las tareas del vivir conscientemente o como una huida de ellas. Ese método de elevar a la consciencia aquellos contenidos que yacen inmediatamente abajo del umbral del inconsciente no está exento de riesgos psicológicos. Entre ellos, Jung mencionaba principalmente: (1) que el paciente quede ilusionado ante la aparición de las fantasías e ignore la exigencia de un enfrentamiento con ellas; y (2) que los contenidos inconscientes posean un nivel de energía tan alto que, cuando consiguen una salida, toman posesión de la personalidad.

Bibliografía Básica de Carl Jung

• “La función trascendente”. Vol. 8, pp. 69-98
• “Las conferencias Tavistock”: Sobre la teoría y práctica de la Psicología Analítica, Vol. 18/1, esp. 5° Conferencia, pp. 131-176
• “Acerca de la empiria del proceso de individuación”. Vol. 9/1, 273-338
Psicología y alquimia. Vol. 12, Parte 2, “Símbolos oníricos del proceso de individuación”, pp. 41- 154.

Bibliografía Básica de autores junguianos

• Hannah, Barbara (1997). Encuentros con el alma: Imaginación Activa como C.G. Jung la desarrolló. México: Editorial Fata Morgana.
• Johnson, Robert (1986). Inner Work: Using Dreams and Active Imagination for Personal Growth. San Francisco: Harper and Row.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.