Introducción Métodos en Psicología Analítica

HANS DIECKMANN

Hans Dieckmann nació en 1921 y falleció en 2005. Fue el fundador del Instituto CG Jung de Berlín. Fue Presidente de la Asociación Alemana de Psicología Analítica (DGAP) de 1971-1980 y Presidente de la Asociación Internacional de Psicología Analítica (IAAP) de 1983-1989. También fue activo en la IPPNW – Médicos Internacionales para la Prevención de la Guerra Nuclear. Publicó numerosos artículos y libros muy populares en el mundo junguiano, uno de los más clásicos es Métodos en Psicología Analítica. Publicamos a continuación la traducción del inglés realizada por el analista junguiano Juan Carlos Alonso, de Colombia.

Traducido del inglés por Juan Carlos Alonso

Este libro de introducción a los métodos de la psicología analítica de CG Jung sólo cubre una parte del campo, el llamado análisis individual, y por lo tanto, es intencional que no se llame metodología de la psicología analítica. Además del análisis individual de los adultos, la metodología de la psicología analítica abarca también los métodos utilizados con niños, grupos, familias y terapias de pareja. Por supuesto, el trabajo analítico y sintético con pacientes individuales ha proporcionado y sigue proporcionando tanto la base para todos los demás métodos de tratamiento analítico y las ideas más importantes, así como el ofrecimiento de nuevas ideas para otras áreas. Dado que este libro pretende ser una introducción, no pretende ser exhaustivo ni completo. Su objetivo es ofrecer a los principiantes, así como el analista práctico la oportunidad de trabajar desde su posición con respecto a ciertos “elementos esenciales” que deben ser confrontados en todos los análisis. No hay análisis a largo plazo y de profundo alcance conducente a la individuación que no toque de una u otra forma los problemas discutidos en los distintos capítulos.

Quiero subrayar expresamente que este libro representa la posición que he trabajado, no es una declaración de un sistema fijo de reglas. El que quiera saber lo que el analista dice o hace en un punto determinado en el tratamiento quedará sin duda decepcionado ya que ni se puede ni se podrá impartir ese tipo de precisión técnica en nuestra disciplina, si queremos asegurar al individuo la mayor oportunidad para el libre desenvolvimiento de su personalidad. En la contratransferencia el analista debe comprometer en el tratamiento toda su personalidad como un factor subjetivo, con su propia especificidad individual. Así pues, todo proceso de individuación se determina tanto por la personalidad del analista como por las dificultades y los problemas del analizado. Por esta razón estoy convencido de que, aparte de las preguntas fundamentales sobre el problema de la metodología y la técnica en la psicología analítica, en general, discutidos en el primer capítulo, este libro revela los rasgos específicos de mi metodología individual que simplemente no puede ser asumido por otra persona que lo encierra y almacena, tal como lo presento. Sin embargo, este libro ofrece tanto para el principiante como para el médico experimentado la posibilidad de reflexionar sobre algunos problemas metodológicos básicos que uno encuentra una y otra vez, y tomar nota de las oportunidades que contienen.

Por estas razones, también creo que es importante decir por lo menos, algunas palabras acerca de mis antecedentes personales fuera de las cuales surgió este libro. Además de mi formación anterior y la práctica de la medicina interna, he estado en la práctica privada como analista junguiano en Berlín desde 1957. Desde entonces, con pocas excepciones, sólo he llevado a cabo a largo plazo, análisis individuales con adultos y adolescentes. Desde el principio, esta área ha mantenido mi interés tan vivo hoy como lo fue al principio de mi práctica analítica, hace más de 20 años. Nunca me he arrepentido de haber cambiado la medicina interna por la psicología analítica de CG Jung. Para mí, todos y cada uno de los análisis individuales sigue siendo un viaje emocionante y lleno de acontecimientos en el territorio nuevo y desconocido de otra alma humana. Nunca me he aburrido, a pesar de que de eso de ninguna manera implique que no haya tenido horas aburridas de vez en cuando. A pesar de que tiendo a ser un tipo introvertido, soy una persona relativamente animada, y si alguien hubiera predicho cuando tenía 25 o 30 años que iba a pasar la mayor parte de mi vida profesional sentado en un sillón escuchando a otras personas, lo hubiera declarado loco. Hoy sé que este extraño llamado me ha traído más satisfacción que cualquier otra área de la medicina, desde la cirugía hasta la medicina interna, que fueron las que inicialmente practiqué. El llamado del analista es realmente algo digno de mención. Como Jung una vez lo expresó, el analista es, por una parte, un especialista altamente capacitado y unilateral en medicina que trata con un solo método, y por otro lado él o ella comprende las preocupaciones más universales que este mundo posee: todo el reino del alma de la humanidad y del espíritu. Precisamente porque este campo es tan amplio e infinito, uno afortunadamente nunca aprende todo, y una y otra vez se encuentra con algo nuevo y desconocido.

Además de mi práctica privada también estoy activo como profesor y analista de la formación en la división de la psicología analítica en el Instituto de Psicoterapia de Berlín. Por lo tanto este libro refleja no sólo mi experiencia en el análisis de mis pacientes, sino también el bagaje de los análisis de formación, supervisión, y los numerosos seminarios que he realizado en el Instituto de Berlín durante las últimas dos décadas. Por lo tanto siempre he estado en contacto con las dificultades y problemas que tienen los analistas principiantes con los aspectos prácticos muy sencillos y banales de la práctica analítica. Muchos de estos temas han encontrado su nicho en este libro. Cada vez que algo me ha parecido a veces un poco demasiado banal en mi preocupación por diversos temas, como, por ejemplo, en mis reflexiones sobre el tratamiento de llegadas tarde del paciente a sus citas, me he consolado con un poco de la sabiduría indígena: uno puede descubrir todo un mundo en todos y cada uno de los granos de arena del mundo. En realidad mantenemos la opinión de que el acceso al inconsciente colectivo y al efecto transformador del encuentro con imágenes arquetípicas es un proceso central en nuestra terapia analítica, pero la apertura de esta vía puede venir y trabajar en forma beneficiosa sólo si uno no se olvida de las cosas cotidianas y si uno es capaz de profundizar en las dificultades banales y malentendidos en la relación entre el médico y el paciente. Por lo tanto este libro se basa en la experiencia práctica, está dirigido a los profesionales, y renuncia a reclamar la hipótesis y la teorización de que todo lo abarca. Estos sólo se invocan cuando son necesarios para dilucidar el fondo de las acciones prácticas.

Como el Instituto de Psicoterapia de Berlín es, hasta donde yo sé, el único instituto en el mundo en el que los analistas Junguianos y las escuelas neo-analíticas son entrenadas en colaboración práctica relativamente cercana, aunque en divisiones y programas de estudio naturalmente diferentes, este libro refleja las formas en que han llegado a un acuerdo con la metodología freudiana y, sobre todo, con la neo-analítica. He intentado presentar tanto lo que nos distingue y lo que tenemos en común, ya que, por una parte, no tengo ningún interés en postular a la fuerza diferencias que no existen en el tratamiento práctico de los pacientes, pero por otro lado hago hincapié en que en algunas áreas hay diferencias significativas que se apoyan no sólo en diferentes premisas teóricas, sino también en una posición y una actitud diferente hacia el paciente y su enfermedad. Para nosotros, las enfermedades neuróticas surgen no sólo desde los inicios infantiles que echaron raíces en la niñez, sino también desde el conflicto actual en el que el paciente se encuentra a sí mismo y por lo tanto también desde su actitud ante la sociedad y desde toda su historia en la que él vive y trabaja. Jung fue uno de los primeros en señalar que muchas personas que sufren de neurosis o psicosis, básicamente, ya no están en consonancia con el nivel de conciencia del grupo social que les rodea, sino más bien se han enfermado precisamente porque necesitan una conciencia más amplia y completa, y no son capaces de romper con ella. Con estos antecedentes nos inclinamos a destacar no sólo limitantes neuróticos, los elementos enfermos, patológicos, e infantiles en el trato con nuestros pacientes, sino también el reino arquetípico de la salud del niño que lleva dentro de sí las posibilidades potenciales y sintéticas para el desarrollo y la maduración y que se acerca a nosotros desde la parte inconsciente de la psique. Este es un punto de vista que, en las últimas décadas, ha ganado más y más soporte y está también en manos de freudianos o anteriores freudianos, como por ejemplo, Erich Fromm y Karen Horney. Por supuesto, esto no va tan lejos como para decir que la salvación del mundo y la cura de las enfermedades debe esperarse únicamente de un cambio en las condiciones sociales, ya que cada sociedad está en última instancia, compuesta por individuos y personas enfermas que no pueden generar una sociedad saludable.

Nos enfrentamos aquí, en mi opinión, con un proceso dialéctico en el que no podemos acentuar unilateralmente ninguno de los cambios en la individuación de la persona o de la sociedad. Ambos se condicionan mutuamente y no podemos, como algunos autores afirman una y otra vez, alterar sólo un lado, sino que se debe trabajar con los dos polos de este proceso dialéctico. Por una buena razón Jung coloca la búsqueda individual de sentido, los fundamentos de la creencia, y la tarea en esta vida, en el punto focal de la individuación. De una parte la cuestión del sentido no se puede responder colectivamente, sino que cada individuo debe descubrir un sentido personal de significado y de la tarea en la vida dentro de él mismo. De otra parte, también es necesario vivir en una sociedad que hace que esto suceda y, en la medida de lo posible, facilita el descubrimiento individual del sentido y de la tarea y despliegue creador de su personalidad. No podemos sino lamentar de lo poco que la sociedad hace actualmente esto en nuestro mundo superpoblado, en el que el énfasis se pone en el afán de lucro, el reconocimiento, la ambición y el hedonismo. En consecuencia, una metodología que realmente aspire a la individuación no debe de ninguna manera conducir a la acomodación del individuo a estos lados amenazadores de nuestro moderno sistema de la civilización.

Dos temas que actualmente pertenecen a algunos de los problemas fundamentales del método no se tratan aquí en capítulos separados. En un libro sobre métodos, uno esperaría capítulos separados para lidiar con las resistencias y con lo que se ha denominado la “elaboración” (working through). Al volver a leer y revisar los diferentes capítulos terminados, sin embargo, me di cuenta que un capítulo aparte sobre las resistencias no sería más que un resumen de referencias y reflexiones que se encuentran en todos los demás capítulos. Apenas hay un capítulo en el que yo no investigo la resistencia y el sistema de defensas así que, en mi opinión, un capítulo aparte dedicado a este tema sería superfluo. Lo mismo podría decirse de la “elaboración”, que es en realidad el presupuesto para todo el trabajo analítico intensivo. La circumambulación siempre recurrente que se esfuerza por llevar el simbolismo inconsciente a la conciencia y captar el significado, abarca y describe el proceso de elaboración. Por supuesto que yo no traté, como de forma exhaustiva ya mencioné anteriormente, tratados los problemas individuales, sino que ha seleccionado los aspectos particulares de algunos de los temas que parecen especialmente significativos en la práctica. Esto es bastante notable en el capítulo sobre la interpretación de sueños en lo que respecta a la descripción completa y detallada de los niveles objetivos y subjetivos de interpretación, así como los puntos de vista reductivos y prospectivos. Si yo hubiera estado preocupado por la minuciosidad en esta área, el capítulo se habría convertido en un libro por derecho propio. He tratado este tema en detalle en otros dos libros a los que remito al lector interesado en este tema (Dieckmann 1972b, 1978a).

Finalmente, quisiera expresar mi especial agradecimiento a aquellas personas que me han permitido publicar algunos de los materiales de sus análisis. Por supuesto, todas las descripciones de los casos se han disfrazado con el fin de preservar la confidencialidad necesaria, y con frecuencia el ejemplo individual es una condensación de procesos similares que experimentan pacientes diferentes. Por otra parte tengo una deuda de agradecimiento con mi esposa, también analista en la práctica, quien llevó a cabo la enorme tarea de volver a trabajar y corregir el manuscrito completo, así como al Sr. Joachen Stelzer, quien compiló la bibliografía. Mi agradecimiento también a la Dra. Gertrud Roos por compilar el índice y por último pero no menos importante a mi secretaria, la Sra. Sigrid Wiegand, quien tuvo la carga de escribir y rescribir el manuscrito.

Hans Dieckmann

1978

Esta entrada fue publicada en Publicaciones/Ponencias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.