El Manual de la terapia del Juego de Arena (Sandplay)

BARBARA A. TURNER

Traducción de Gonzalo Erazo©, de la obra de Barbara A. Turner (2005). The Handbook of Sandplay Therapy, California: Temenos Press, pp.1-5.

Introducción

Vista general de la Terapia de Juego de Arena.

La terapia del Juego de Arena es una herramienta psicoterapéutica que tiene sus raíces en la Europa de comienzos del siglo veinte. Proviene del trabajo de la medica Británica, Margareth Lowenfeld (1939), quien desarrolló la “Técnica del Mundo como un medio de comunicación no-verbal con niños en tratamiento. Para una historia del desarrollo de juego de arena y terapias del mundo en miniatura similares, favor referirse al Apéndice B,”La Historia y Desarrollo del de la Terapia del Juego de Arena”.

La ya desaparecida terapeuta Junguiana, Dora M. Kalff (1980/2003), de Suiza desarrolló lo que denominó juego de arena para uso dentro de la terapia Junguiana. Nuestra investigación de la terapia del juego de arena se construye sobre el trabajo pionero de Dora Kalff, y es específicamente una aproximación Junguiana hacia el material. La razón para esto es que la aproximación Junguiana al trabajo admite un orden más profundo de transformación psíquica. Esto llegará a ser más claro a medida que progresemos a través de nuestra consideración en las sutilezas de la terapia del juego de arena. Por ahora, como una visión panorámica, el juego de arena consiste en una psicoterapia basada en la creación del cliente de un cuadro tridimensional con figuras en miniatura en una bandeja de arena anta la presencia protectora de un practicante entrenado.

La bandeja de arena tiene 28-1/2” de largo por 191/2” de ancho y 3” de fondo. Los lados y el fondo del interior de la bandeja están coloreados de azul claro. Al mover la arena hacia los lados, la coloración azul puede ser utilizada para representar áreas de agua el paisaje arenoso. Agua real puede ser añadida a la arena para adaptable al modelaje o escultura. Miniaturas representando todos los aspectos de vida o la fantasía son arregladas en estantes cerca de la bandeja de arena. Una amplia variedad de materiales de construcción, aparte de las miniaturas, ítems que, pueda necesitar el paciente para sus necesidades de modelamiento, también deben estar disponibles.

El terapeuta anima al paciente a hacer lo que desee en la bandeja de arena sin darle posteriores instrucciones. Una vez que el paciente empiece a trabajar en la bandeja de arena, el terapeuta se siente cerca de él para hacer notas de qué figuras utiliza y qué dice o hace el paciente, si algo de esto ocurre. El terapeuta esboza o levanta un diagrama de la bandeja para referencias futuras y toma fotografías cuando la bandeja ha sido completada. La verdadera finalización de la bandeja de arena es así engañosamente simple. Es el profundo proceso psicológico y espiritual que subyace a esta simple creación de un cuadro en la arena lo que nos interesará en nuestro examen de la bandeja de arena. El entendimiento y contención de la bandeja de arena es nada más que simple. Existe una cualidad de morosa elegancia en una bandeja de arena que incorpora un proceso psíquico tan completo que desafía cualquier intento para comprender su totalidad.

El fundamento teórico de la terapia del juego de arena está basado en el concepto Junguiano que la psique tiene una disposición autónoma para curarse y crecer hacia la completud (Jung, 1960/1981). Si se dan las condiciones apropiadas, se activa esta tendencia natural. El acto de crear una serie de bandejas de arena tridimensionales facilita la curación y transformación haciendo emerger los conflictos desde el inconsciente en una forma simbólica y permitiendo un saludable reordenamiento de contenidos psicológicos. A través de la naturaleza transformativa de lo que es conocido como la función trascendente, el proceso simbólico del juego de arena implica un reordenamiento del ego consciente hacia el Self, el cual es considerado el principal arquetipo de la psicología Junguiana.

Los símbolos aparecen el juego de arena como figuras individuales, grupos de figuras o bandejas totalmente en arena y en series de bandejas de arena, lo cual es referido como un proceso. El método del juego de arena facilita la curación de heridas psíquicas y estimula potenciales de desarrollo latentes. El juego de arena permite al paciente alinear su identidad y experiencias con el corazón interno del Self. A través del curso del proceso del juego de arena el paciente viene a conocer que lo que él o ella “es” están anclado en la más profunda verdad interna—en algo divino.

Dentro de la seguridad de la relación terapéutica entre el terapeuta y el paciente, el juego de arena le permite al paciente ir más allá de los límites de la mente consciente, para estimular el desarrollo psíquico, y acceder a canales hacia una vida más plena, más creativa. El juego de arena se utiliza para el tratamiento tanto de adultos como de niños. Ningún análisis o interpretación es hecho al paciente hasta que se ha completado el proceso y ha pasado suficiente tiempo de modo que permita la integración del trabajo emprendido.

Aunque ninguna interpretación es hecha al paciente a la vez que es producida la bandeja, es muy importante que el terapeuta desarrolle un entendimiento de lo que se está revelando en el proceso de juego de arena del paciente. Este entendimiento juega un papel crítico en la contención, o acompañamiento del emergente material inconsciente del paciente. (Turner, 1994). La percepción más consciente del terapeuta, del proceso inconsciente simbólico, el cual todavía es ampliamente inconsciente para el paciente, actúa como un factor estabilizador para las cualidades a menudo inciertas y tumultuosas de la emergencia e integración del material inconsciente para el paciente. La capacidad del terapeuta para contener de manera segura el contenido inconsciente que emerge del paciente trabaja cooperativamente con la habilidad del paciente para integrar y hacer consciente este material simbólico. Debido a esto es esencial que el terapeuta de caja de arena continuamente refine y cultive la habilidad para acompañar y tener un grado de percepción consciente acerca de los contenidos simbólicos del proceso del juego de arena. No es necesario, ni es ello posible, entender todo lo que se revela en el juego de arena. La naturaleza del proceso simbólico es que siempre guía más allá del sí mismo y no es reducible. Sinembargo Dora Kalff (1988) estableció que, con el objeto de proveer una adecuada contención para el proceso, es necesario que el terapeuta del juego de arena esté continuamente ocupado en el proceso de llegar a ser consciente de lo que se está revelando.

Varios notables eruditos en juego de arena ponen particular atención a la implicación del terapeuta en el proceso del juego de arena. Martin Kalff (1993), notable profesor de juego de arena y erudito Budista Tibetano, enfatizó que el análisis verbal del juego de arena no puede representar completamente los contenidos de las imágenes simbólicas y es solamente exitoso cuando el análisis apunta más allá de sí mismo. Interpretar el juego de arena implica el proceso de pensamiento, pero también debería incluir las funciones de intuición, sentimiento y sensación. Martin Kalff enfatizó que el análisis verbal del juego de arena es secundario a la capacidad de entender y participar en el proceso del paciente en un nivel preverbal. Al observar que estas actividades trabajan en conjunto, M. Kalff observó que la habilidad refinada para interpretar juego de arena cultiva un mayor respeto hacia el proceso curativo y transformador. Bradway y McCoard (1997) enfatizaron la responsabilidad del terapeuta para llegar a ser familiar con las dimensiones culturales y arquetípicas del contenido de las bandejas de arena. Al igual que Martin Kalff, ellos también insistieron sobre la importancia de entender el juego de arena a través tanto del pensamiento como del entendimiento. Stelle Weinrib (1983/2004) observó que el terapeuta debe “entrar” con empatía en el proceso del juego de arena con el paciente.

La capacidad silenciosa para entrar en la creación de su mundo con el paciente, puede, en sí misma, a reparar el sentimiento de aislamiento con el cual con el cual está afligida tanta gente (2004, p.33).
En las páginas que siguen daremos una estrecha mirada a los variados aspectos de la terapia de juego de arena.

I. Conceptos teóricos
II. Conceptos acerca del proceso
III. Conceptos de procedimiento
IV. Ilustraciones de caso.
Nuestra exploración del juego de arena acarrea necesariamente alguna repetición y discusión traslapada. Lo que sigue proviene de la tarea desafiante de intentar describir en lenguaje aquello que es un proceso no verbal. Al igual que la del autor, es mi esperanza hacer esto de manera apropiada y con la reverencia para con los misterios de esta inefable ocupación psico-espiritual. Siempre mi intención ha sido compartir mis experiencias y entendimiento del juego de arena partiendo del espíritu amoroso de la curación y la transformación. Quizás por esta vía el espíritu restaurativo y regenerativo del juego de arena que tan generosamente me ha sido compartido por mis profesores pueda ser comunicado a más terapeutas. Y quizás en alguna manera aunque sea pequeña esto pueda trabajar para facilitar la cura de nuestras almas individuales y comunales que tan urgentemente la necesitan. Este libro está dirigido al psicoterapeuta, pero puede que sea de interés para curiosos no-profesionales que quieran conocer más acerca de la terapia del juego de arena.

Yo pido que usted emprenda la lectura de este material con un espíritu de compasión. Nada de lo que sea aquí dicho es o una “regla” o algo “exacto”. Ni la psique ni el juego de arena se prestan a los confines de tales limitaciones dualísticas. Como terapeuta del juego de arena, usted debe encontrar su propia vía con el trabajo. En últimas esto emerge de la verdad de conocer su propio Self. Seguir reglas en blanco y negro es mucho más fácil que los rigores de esta ocupación. Sinembargo, nada satisface tanto como llegar a entender y vivir su propia verdad. Además, nada es tan curativo para nuestros pacientes que contemplarlos desde este lugar o centro. Ultimadamente, el re-ordenamiento de nuestros males culturales y globales empieza con algo como el reordenamiento de nuestros sí mismos. Esto es lo que quiere decir juego de arena. A través de esta jornada dentro del juego de arena se recuerda continuamente al lector que escuche profundamente los llamados de su verdad interna y los honre.

Espero que usted disfrute lo que sigue hacia delante, y que este material desafíe su cuerpo, mente y espíritu. Quizás encontrará que tiene respuestas al material que ranquean entre el desinterés, profunda inspiración y fuerte disgusto. El juego de arena tiene la capacidad de tocar las capas más profundas de la psique y puede evocar emociones muy fuertes. Si usted se sintiere fuertemente inspirado por lo que lee, por favor, úselo para mover más profundamente dentro de su Self, personal y profesionalmente. Y si se encontrara que se resiste o choca contra algo que se le cruza, puede estar seguro que algo profundo dentro de usted también ha sido tocado. El juego de arena puede ocuparnos a niveles tan fundamentales como para hacernos sentir que nuestra misma existencia está amenazada. Cuando esto sucede podemos estar ciertos que hemos entrado en el proceso del juego de arena. Contener estas luchas internas dentro de nosotros y permitirles movernos y transformarnos puede ser alguno de los más difíciles desafíos que encaremos. A través de este trabajo, es mi esperanza que cualesquiera lugares que sean tocados dentro de nosotros, les demos la bienvenida como evidencia que estamos profundamente implicados en el proceso del juego de arena. Mi esperanza más profunda es que es que seamos capaces de contenerlas y permitirles que nos transformen, nos lleven más allá de los límites de nuestros conocidos sí mismos, darnos cuenta de las innatas posibilidades dentro de cada uno de nosotros, y lleguemos a ser más de lo que tenemos en potencia para ser.

Barbara Turner, PhD
Cloverdale, CA. 2005
bturn@sonic.net

Esta entrada fue publicada en Publicaciones/Ponencias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.